Descubrir nuestro sueño

Últimamente nuestros facebooks están llenos de frase increíblemente motivadoras “lucha por tus sueños”, “no te rindas”, “tú puedes”… Y el 50% de la población se pregunta: ¿qué sueños?, ¿qué no me rinda con qué?, Sí, sí, yo puedo!, pero, ¿qué puedo?…

GettyImages-459146393-1024x717En los últimos años han surgido un buen número de motivadores y escritores sobre pensamiento positivo que nos animan a perseguir nuestras metas dándonos consejos muy válidos sobre cómo hacer que nuestro ánimo no decaiga.
Sin embargo, hay millones de humanos con potenciales extraordinarios que no saben hacia donde dirigir su energía. Adultos hartos de su trabajo y adolescentes sin ilusión que no saben cuál es su objetivo en el centro de la diana. No conocen su misión, y están esperando que venga de fuera lo que no adivinan a ver en su interior.

Lo sé porque me ocurrió. Una mezcla entre ruido, estar en las nubes, falta de confianza en tus capacidades… Es decir, no saber quién eres, cuáles son tus dones innatos y cómo ponerlos en práctica. No tener la valentía de ofrecer a los demás aquello que haces mejor porque es tu aliento de vida.
MONO PENSANDOIdentificar cuál es la dirección hacia la que dirigir nuestra motivación es más fácil de lo que pensamos: ¿Qué es aquello que harías aunque no te pagaran?, ¿Cuál es aquella cualidad que tienes de manera innata y te hace sentir fenomenal?, ¿Qué te dicen los demás que haces con extraordinaria habilidad?…

Cada individuo de este mundo es una magnífica fuente de información y conocimiento. Yo digo que tenemos en nosotros todas las respuestas, pero nos falta hacernos las preguntas adecuadas.Los griegos ya lo sabían. La filosofía consiste en hacerse preguntas, eliminar la filosofía de la vida cotidiana es igual a asesinar nuestra esencia. Si no conoces tu esencia vives una vida automática, sin sentido.

Hay que hacer preguntas. Muchas. A los demás y a nosotros mismos. Nos conformarnos con la ignorancia de quienes somos y echar la culpa a la crisis, a los gobiernos, a la lluvia o al barrio donde nací, no ayuda mucho.

Engañarse es fácil, pero la motivación nos exige una dosis extra de verdad para con nosotros mismos. Todos tenemos un propósito, o mejor dicho, muchos.

Nota: NOSCETE IPSUM ‘conócete a ti mismo’ y descubre tu propósito. Atrévete a preguntarte y comenzar a SER, y luego, ya continuamos leyendo a los grandes motivadores…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s